Home » Inmobiliario » Organizar la visita perfecta para vender una casa

Organizar la visita perfecta para vender una casa

Vender una vivienda consta de un proceso que se divide en varias partes: tener lista la documentación, añadir el inmueble en los portales inmobiliarios, filtrar los candidatos, realizar las visitas al inmueble, negociar… De todas, ¿adivinas cuál es la parte más decisiva?

Sí, la visita es el momento más importante en el proceso de compraventa de un inmueble. Es por eso que, como asesor inmobiliario, deberás preocuparte de organizar la visita perfecta para que todo salga rodado.

7 trucos para enseñar un piso y lograr la venta

Existen una serie de consejos que pueden ayudarte a cerrar antes la venta de un piso. Para ello, deberás aprovechar todos los recursos de los que dispones, saber escuchar a tus clientes y ensalzar muy bien las características del inmueble. ¡Toma nota para organizar la visita perfecta!

1. Organiza bien tu agenda

Para optimizar tu tiempo, lo ideal es mostrar el piso a los potenciales compradores una sola vez. El objetivo es permitirles visitar la vivienda con el tiempo suficiente para que puedan decidir si están o no ante su futura casa. 

Deberás ser muy organizado a la hora de gestionar las visitas. Un consejo es dejar unos 30 minutos entre cliente y cliente para poder enseñar la vivienda con tranquilidad y dedicarle a cada uno el tiempo necesario.

plan de visitas para enseñar un piso

2. Atiende a los potenciales compradores por los canales de comunicación

Es muy probable que los potenciales compradores tengan preguntas sobre las condiciones de los inmuebles o sobre el proceso. Puedes encontrarte con que te las hagan llegar a través de tus canales de comunicación (teléfono, email, redes sociales…).

Es decisivo que estés muy atento a sus dudas e intentes resolver sus inquietudes con la mayor rapidez, en la medida de lo posible, para no perder oportunidades de venta

3. Escoge las mejores horas del día

Las visitas al inmueble, a poder ser, por el día. La mejor hora para enseñar una vivienda es a mediodía. Si no es posible a esta hora por la incompatibilidad de horarios, intenta que, al menos, haya luz natural en el momento de la visita.

La mayoría de compradores dan una gran importancia a la luz natural a la hora de comprar o alquilar una vivienda. De hecho, el cliente se imaginará viviendo en ella con más facilidad.

4. Asegúrate de que la vivienda esté limpia y ordenada

Antes de enseñar la vivienda a los potenciales compradores, debes asegurarte de que esté en buenas condiciones. El piso debe generar sensación de limpieza y orden.

Por otro lado, se debe intentar deshacerse de aquello que esté deteriorado. Por ejemplo, si hay muebles u objetos rotos, es tirarlos antes de enseñar un piso para venderlo.

El comprador sabe en los primeros 90 segundos si la vivienda es lo que estaba buscando. Es por esta misma razón que hay que prestar especial atención a los detalles que puedan generar una mala impresión.

5. Sigue el trayecto natural del piso

Para organizar la visita perfecta debes estructurar un recorrido natural por la vivienda para no olvidar ninguna de sus zonas. Es recomendable enseñar las diferentes estancias y habitaciones a medida que vais avanzando. 

Si por la organización de la vivienda puedes elegir el recorrido, mejor preséntale al cliente las mejores estancias primero (cocina moderna, comedor amplio, terraza, balcón, jardín…).

6. Haz hincapié en el barrio y sus servicios cercanos

La ubicación de la vivienda es uno de los aspectos más importantes a la hora de adquirir un inmueble. Por eso, es aconsejable resaltar las facilidades que ofrece el barrio, así como los supermercados cercanos, el transporte público, las farmacias, los centros de salud y el ocio disponible. 

Adecúa tu discurso según el tipo de comprador. Por ejemplo, si los clientes son jóvenes, indica cuáles son las ofertas de ocio, gastronómicas, qué colegios hay por la zona, por si en el futuro desean tener hijos…

7. Resalta las ventajas de la vivienda

Adelántate a las preguntas de los potenciales compradores y enfócate en todas las ventajas de la vivienda. Por ejemplo, si cuenta con una buena calificación energética, lo que les permitirá ahorrar en suministros de cara al futuro; la orientación y las horas de luz al día…

Para lograr conectar con lo que realmente busca el cliente debes escuchar e interpretar cuáles son sus necesidades. Puedes personalizar la visita sugiriendo qué uso podrían darle a cada estancia. 

Un ejemplo de ello es mostrarles, por ejemplo, cómo pueden utilizar una habitación como despacho si trabajan desde casa; enseñarles el uso que pueden darle a una sala para que los niños jueguen; o incluso animarlos a incorporar una barbacoa en la terraza o una piscina para el verano.

Recuerda que la compra de una vivienda es siempre algo muy emocional, por lo que es esencial que el cliente perciba un trato sincero y transparente por parte del agente. Dedícale  tiempo, resuelve todas sus dudas y deja que pueda ver todos los ambientes de la casa con calma. Aplicando estos consejos, tus visitas a inmuebles serán más agradables, lo que te ayudará recibir más propuestas de compra por parte de los clientes.