Home » Emprendimiento » Claves para emprender con un trabajo estable

Claves para emprender con un trabajo estable

Emprender con un trabajo estable es más común de lo que crees. Según el Informe GEM sobre la Tasa de Emprendimiento, el miedo al fracaso es un factor limitador para el 42% de quienes no emprenden. De aquí que muchas de las personas que se proponen empezar su propia aventura profesional busquen hacerlo sin dejar de lado la estabilidad de su trabajo actual.

Ahora bien, lanzar una empresa mientras se conserva un empleo no siempre es un camino de rosas. Implica perseverancia, organización, mucha paciencia y contar con el apoyo necesario.

¿Cómo compaginar el empleo con un negocio propio?

Los inicios siempre son duros. Por eso, organizarte para abarcar ambas actividades puede ser tu salvavidas mientras tu negocio propio todavía está en pañales. ¡Toma nota de estas 7 claves que debes aplicar para poder compaginar dos actividades y minimizar riesgos!

1. Organízate bien

No hace falta mencionar que, para lanzar tu negocio propio, debes trazar un plan de acción en el que definas cómo gestionar tu nuevo proyecto. Debes tener claro cuánto tiempo podrás dedicar al proyecto y marcarte objetivos a corto y largo plazo. 

A partir de entonces, intenta estructurar tus tareas y separar ambos trabajos para enfocarte en los objetivos de cada actividad laboral. Una agenda o cualquier herramienta de planificación te serán de gran ayuda. La buena organización será imprescindible en este camino.

2. Utiliza la tecnología

La tecnología podrá ayudarte -y mucho- en la gestión de tu negocio. Si cuentas con poco tiempo y no puedes dedicarle jornadas enteras a tu empresa propia, averigua qué aplicaciones o plataformas pueden ayudarte

Por ejemplo, puedes intentar buscar apoyo en la organización de los clientes o en la gestión de las facturas.

3. Ten las finanzas en orden

Dos trabajos implican dos fuentes de ingreso. Separa correctamente las finanzas de ambas actividades para organizarte a nivel personal y profesional. Los libros de contabilidad también deberán estar estar en orden. Y recuerda anotar todos los gastos que vayas registrando.

4. Delega tareas y conecta con otros profesionales

En cuanto al emprendimiento, no es necesario que te ocupes de todas y cada una de las tareas. Delega aquellas funciones en las que no eres experto a través de colaboradores

La clave es detectar qué tareas de tu negocio no generan ningún valor añadido. Conecta con otros profesionales con los que puedas crear sinergias.

Por otro lado, interésate por el networking (ampliar tu red de contactos profesionales). Es más importante de lo que muchos piensan. Acude a eventos, utiliza las redes sociales o únete a comunidades de emprendimiento online.

encuentros profesionales

5. Sé legal siempre

Compaginar más de una actividad profesional es algo completamente legal en España. No obstante, muchos prefieren ocultarlo a sus compañeros o jefes. De hecho, incluso hay quien trabaja para su propia empresa en las horas de trabajo por cuenta ajena. 

Debes ser legal siempre e ir con la verdad por delante. Y es que si haces bien tu trabajo, puedes dedicar tu tiempo libre a la actividad que consideres.

6. Ármate de paciencia

Teniendo en cuenta que trabajando para otra empresa dispones de tiempo limitado para dedicar a tu negocio, deberás ser paciente. Roma no se conquistó en un día. 

Poco a poco verás como tus metas se cumplen y que, cada vez, eres más experto en el área de tu negocio. 

7. Sé productivo

¿Tienes claras cuáles son las técnicas para ser productivo? Recuerda que para emprender con un trabajo estable deberás llevar al extremo la organización de tu tiempo. Estas son algunas de nuestras recomendaciones:

  1. Planifica la semana. Si quieres organizarte bien y no sabes por dónde empezar, lo mejor es que empieces planificando qué tareas debes finalizar cada semana.
  2. Aprende a priorizar tareas. Además de saber separar muy bien las tareas de cada actividad, debes ser bueno priorizándolas. ¡El tiempo es tu mejor recurso!
  3. Trabaja en un lugar cómodo. Si desempeñas tu negocio personal en casa o en una oficina, debe ser un lugar tranquilo que favorezca la concentración.
  4. Toma descansos. Sí, tendrás menos tiempo libre que una persona que solo dedica su tiempo a una actividad profesional, pero de todas formas, necesitarás tomar descansos para dar el 100% de ti.
  5. Evita las distracciones. Desactiva notificaciones móviles y otras distracciones que puedan interrumpir tus actividades.
  6. Delega tareas. Como decíamos, debes aprender a enfocarte solo en las tareas clave para tu negocio.
  7. Fíjate objetivos y metas. Establece metas alcanzables a corto y medio plazo para conseguir mantenerte motivado.

¿Te interesa emprender un negocio inmobiliario por tu cuenta y conservar tu empleo actual? Descubre en el siguiente artículo cómo iniciar un negocio inmobiliario. ¡Embárcate en una nueva aventura profesional a tu ritmo y sin renunciar a tu empleo fijo!